Archivos mensuales: enero 2020

¿Que se sabe del coronavirus 2019-nCoV?

El inicio

En lo últimos días de diciembre de 2019, fueron reportados en Wuhan, China varios pacientes que presentaban neumonía viral debido a un agente microbiano no identificado. Varios días después se identificó un nuevo coronavirus como el patógeno causante de la enfermedad y se le asignó un nombre provisional: coronavirus 2019 (2019-nCoV). Hasta el momento, se han confirmado más de 2000 casos de infección por 2019-nCoV, la mayoría de los cuales involucraron a personas que viven o visitan Wuhan, y se ha confirmado la transmisión de persona a persona.

Secuenciación masiva del genoma del virus

Varios investigadores del centro para el Control y Prevencion de Enfermedades de China utilizaron secuenciación masiva para analizar muestras de lavado bronqueoalveolar de 9 pacientes en un intento por obtener mas información sobre el virus.

Los resultados

Las diez secuencias del genoma de 2019-nCoV obtenidas de los nueve pacientes fueron extremadamente similares, exhibiendo más del 99,9% de identidad de secuencia. En particular, 2019-nCoV estaba estrechamente relacionado (con una identidad del 88%) con dos coronavirus similares al síndrome respiratorio agudo severo derivado del murciélago (SARS), bat-SL-CoVZC45 y bat-SL-CoVZXC21, recolectados en 2018 en Zhoushan, este de China , pero estaban más distantes de SARS-CoV (aproximadamente 79%) y MERS-CoV (aproximadamente 50%). El análisis filogenético reveló que 2019-nCoV cayó dentro del subgénero Sarbecovirus del género Betacoronavirus, con una longitud de rama relativamente larga a sus parientes más cercanos bat-SL-CoVZC45 y bat-SL-CoVZXC21, y era genéticamente distinto del SARS-CoV. En particular, el modelo de homología reveló que 2019-nCoV tenía una estructura de dominio de unión al receptor similar a la del SARS-CoV, a pesar de la variación de aminoácidos en algunos residuos clave.

Un nuevo virus

2019-nCoV es lo suficientemente divergente del SARS-CoV como para considerarse un nuevo betacoronavirus humano. Aunque nuestro análisis filogenético sugiere que los murciélagos podrían ser el huésped original de este virus, un animal vendido en el mercado de mariscos en Wuhan podría representar un huésped intermedio que facilita la aparición del virus en humanos. Es importante destacar que el análisis estructural sugiere que 2019-nCoV podría ser capaz de unirse al receptor de la enzima convertidora de angiotensina 2 en humanos. La evolución futura, la adaptación y la propagación de este virus justifican una investigación urgente.

Para mas información: