Archivos mensuales: septiembre 2019

Una proteína de los tardígrados aumenta la resistencia de las células humanas a la radiación.

Los investigadores han descubierto un secreto de supervivencia genética del «animal más resistente» de la Tierra.

Un equipo de investigación de la Universidad de Tokio encontró una proteína que protege el ADN de los tardígrados, envolviéndolo como si fuera una manta. Este hallazgo fue publicado en la revista Nature Communications.

El genoma


Para identificar la manera en que los tardígrados protegen su ADN, los investigadores examinaron su genoma, buscando proteínas que estuvieran unidas al ADN y que, por lo tanto, podrían tener un mecanismo de protección.

De esta manera encontraron una que llamaron «Dsup» (abreviatura de «supresor de daños”).

Posteriormente, el equipo insertó el gen Dsup en el ADN de las células humanas (en cultivo celular) y expuso esas células modificadas a rayos X;

Las células tratadas con Dsup sufrieron mucho menos daño en el ADN (aproximadamente un 40% menos).

Posibles usos de esta proteína


Esta es la primera vez que se ha demostrado que una proteína individual de un tardígrado es activa en la protección contra la radiación.

Sin embargo, los tardígrados mismos son mucho más resistentes a los rayos X que las células humanas que los investigadores manipularon.

Evidentemente, los tardígrados tienen otros trucos bajo la manga, que todavía hay que identificar.

Estos hallazgos podrían usarse en el futuro para proteger las células humanas. Incluso.

Los investigadores sugieren que estos genes podrían ayudarnos a sobrevivir en ambientes extremadamente hostiles, como en la superficie de Marte, [tal vez] como parte de un proyecto de Terra formación para hacer que el planeta sea hospitalario para los humanos.