Venado de dos cabezas es estudiado por primera vez

Nunca había sido documentado el nacimiento de un cervato de dos cabezas. Los casos observados previamente han sido en fetos que no han llegado a nacer.

La persona que los encontró relató que estaban en estado casi perfecto, lo que indica que tuvo la fortuna de encontrarlos cuando acababan de morir.

«Su anatomía indica que los cervatillos nunca habrían sido viables», explica Gino D’Angelo, quien es coautor de un artículo sobre los cervatos en la revista The American Midland Naturalist. «Sin embargo, fueron encontrados arreglados y en una posición natural, lo que sugiere que la hembra trató de cuidarlos después del parto.

La condición impecable de los cervatos permitió llevar a cabo una necropsia completa y una tomografía computarizada. El cervato era de sexo femenino con dos cabezas y cuellos separados que convergían aproximadamente a la mitad de la caja torácica. Su pelaje, sus cabezas y sus piernas eran perfectamente normales, y ambos gemelos mostraban un patrón de manchas «casi perfecto» que les bajaba por el cuello.

Internamente, se observó que sus pulmones nunca habían respirado aire, lo que confirma que nacieron muertos. Compartieron un hígado pero tenían bazos extra y tractos gastrointestinales. Si bien solo tenían un saco pericárdico, se encontró que contenía dos corazones.

De todos los informes oficiales de gemelos unidos encontrados en la naturaleza entre 1671 y 2006, solo un total de 19 han sido confirmados. Recientemente, se ha visto un murciélago en Brasil e incluso la primera marsopa común en los Países Bajos. Solo ha habido cinco casos oficiales en venados, dos de ellos en venados de cola blanca, pero ambos fueron fetos que no nacieron.

«Es sorprendente y extremadamente raro», dijo D’Angelo. «No podemos siquiera estimar la rareza de esto. De las decenas de millones de cervatos que nacen anualmente en los Estados Unidos probablemente haya anormalidades en la naturaleza que ni siquiera conocemos «.

Para más información:

http://www.bioone.org/doi/10.1674/0003-0031-179.2.299

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.